martes, 10 de enero de 2017

La adolescencia, la explosión del don psíquico. Cómo entender lo que le pasa a un adolescente psíquico.



A menudo me escriben y me preguntan en persona por casos en los que un adolescente está presenciando sucesos paranormales alrededor de su persona, o bien son los propios padres los que están asustados al ver que esto ocurre alrededor de su hijo. En la mayoría de ocasiones, todo lo que me cuentan me lleva a pensar que la persona o “epicentro” es un psíquico, es decir, una persona con capacidades psíquicas excepcionales.


Lo que voy a explicar hoy, aunque os parezca largo, es algo muy, pero que muy resumido, ya que tenéis que entender que todo lo que tiene que ver con dones psíquicos, con los espíritus, las energías y sobre todo los planos sutiles o el otro lado, es completamente extenso, prácticamente infinito, y además hay muchísimos sistemas mágicos, y sistemas de creencias que aunque llegan a puntos comunes, lo ven desde puntos de vista distintos, muchos de nosotros, tenemos ideas de varios sistemas, por ejemplo, yo os hablo por una parte de chamanismo, pero por otra parte desde el punto de vista ocultista. Es un tema muy basto y complejo. Por otra parte recordar, que no hay fuentes, porque todo lo que os voy a explicar aquí lo estoy redactando yo, con lo aprendido durante años, y con la experiencia. Espero que os pueda ayudar.

Además, aunque muchos brujos no creen en esto, porque no lo han experimentado, sé que muchos de los que me leéis lo vais a entender muy bien, porque vosotros mismos sí sois psíquicos y lo habéis vivido; pero para los que no sean psíquicos, empiezo explicando de la manera lo más simple y cercana posible, que al igual que hay personas que nacen con un don especial para cantar, o para cierto deporte, hay personas que tienen un don especial para percibir fenómenos energéticos o espíritus de distinta índole, incluso generar espontáneamente estos fenómenos energéticos. Es importante recordar que no es malo ser psíquico, ni es nada que tenga que asustarte, es algo natural, muchas personas nacen con esas capacidades, forma parte de nuestro mundo y de la estructura y equilibrio de nuestro universo, lo malo es intentar suprimir todo esto de nuestras vidas, o intentar suprimir la figura del “psíquico” o del “médium”, o querer convertirlo en algo negativo porque no se entiende.


¿Qué le ocurre a un niño “psíquico” cuando llega a la adolescencia?

Normalmente cuando una persona tiene capacidades psíquicas da muestra de ello desde que es pequeñito, por ejemplo adivinando cosas que no puede saber, y aunque al principio al niño le parezca normal, tarde o temprano se va a dar cuenta de que a los demás no les pasa. Pero cuando llega a la adolescencia la cosa cambia, porque ya no solo adivina cosas de vez en cuando y parece que es algo simplemente misterioso pero chulo, sino que empiezan a suceder cantidad de alteraciones a su alrededor, cuanto más psíquico sea el adolescente más grandes y con más frecuencia ocurrirán este tipo de alteraciones.

¿Y qué tipo de alteraciones se dan? Son las típicas que se dan en lo fenómenos poltergeist, aunque normalmente menos aparatosas, es decir, luces y aparatos electromagnéticos que se encienden y se apagan solos (cuántas veces me han dicho “pero si lo apagué”, “pero si le quité las pilas” y de pronto estaba funcionando), ruidos cómo golpes en las paredes y superficies de madera, pequeños objetos que se mueven o son lanzados solos y espontáneamente sin que nadie los toque, etc. Además, claro está, los típicos síntomas de que se es psíquico, sueños premonitorios recurrentes, incluso pequeñas premoniciones o flashes estando despiertos, presentimientos, también puede darse el caso de sentir que te tocan la cara cuando estás en la cama, o sentir que te tocan el brazo de pronto y no hay nadie allí, ver impregnaciones etéricas, incluso apariciones de algún espíritu, también conocer información espontanemante sin que nadie te haya contado nada.

En general, las alteraciones de tipo paranormal, de tipo poltergeist tienen que ver con los cambios que sufre el adolescente, al igual que sufre cambios físicos, también sufre cambios psíquicos, al igual que su cuerpo es un descontrol por los cambios que está sufriendo, también su energía y su psique están descontroladas, desatadas, además, debido a la gran carga emocional de la adolescencia, también las capacidades psíquicas se ven afectadas, y por todo esto, su propia energía provoca todas estas alteraciones, sin que lo pueda controlar. En el caso de que el adolescente se asuste y tenga un miedo incontrolable, es posible incluso que cada vez haya más alteraciones, ya que se crea una especie de retroalimentación, ¿no os habéis dado cuenta de que el miedo es en muchos casos un desencadenante de las capacidades psíquicas? Si no acaba aceptándolo y viéndolo como algo normal, no parará.


Nada de esto es nuevo, veámoslo desde un punto de vista histórico.

Desde la prehistoria hasta la llegada del cristianismo este tipo de personas eran aceptadas por la sociedad, una vez que un niño llegaba a la adolescencia y ocurrían este tipo de alteraciones, era llevado al brujo, chaman o como lo denominaran en su cultura y este le enseñaba qué le pasaba, cómo funcionaba, cuál era su función dentro de la comunidad, para que podía usar todo esto y por supuesto, el oficio al que estaba destinado sí cumplía con una serie de requisitos y pruebas. Eran aceptados como valiosos por su comunidad, aunque temidos claro, porque lo que uno no conoce y no vive en sus propias carnes es temido, pero respetados porque podían solucionar problemas de la comunidad que el resto no podía. De esta manera todas las culturas anteriores al cristianismo han tenido a personas con dotes psíquicas que han sido entrenadas, siempre ha habido intermediarios, los celtas tenían a los druidas, los germanos y vikingos tenían a las völvas y seidkonas, los nativos norteamericanos tienen a sus hombres medicina, también podemos hablar de las curanderas y curanderos a lo largo de toda Europa y un largo etcétera, cada uno en su cultura.

Una vez entrenado, ¿qué funciones cumple un chamán? (usaremos genéricamente la palabra chamán, ya que creo muchísimo en el chamanismo en general y para mí es lo más lógico hablando de este tipo de temas).  En cualquier cultura del mundo, todo lo que tenga que ver con cruzar al otro lado para solucionar problemas que no se pueden solucionar en el mundo físico, ejemplos: la recuperación del alma, que consiste en que cuando una persona tiene un accidente, un trauma o un ataque psíquico pierde una parte de su alma, entonces empieza a hacer cosas extrañas, no parece él, deja de hacer todo lo que le gustaba, se puede poner enfermo, o no querer seguir adelante, etc, entonces el chamán cruza al otro lado, recupera ese trozo o trozos y lo devuelve al individuo y éste vuelve al estado normal y a hacer lo que solía hacer siempre.  

Otros trabajos pueden ser cruzar al otro lado porque se ha muerto una persona y su espíritu está causando problemas o alteraciones en la casa y el chamán cruza al otro lado para hablar con el espíritu y averiguar qué le pasa, a veces no sabe que está muerto y el chamán se lo tiene que explicar y llevarlo al lugar correcto donde tiene que estár, otras veces tiene asuntos pendientes y el chamán tiene que comunicar estos asuntos a la familia para que los solucionen, después el difunto se marcha y todo se arregla.

Otros trabajos son cruzar para pedir información a los guías o a los dioses para saber porque a una persona o comunidad le están sucediendo de pronto cosas concretas e indeseadas y así poder solucionar la situación. Y básicamente trabajos relacionados con este tipo de temas, además de la curación de enfermedades que sean no solo de tipo físico, sino también energético o espiritual, limpieza de energía y varias cosas similares.  

Como ya sabéis, cuando llegó el cristianismo suprimió la figura del chaman o de cualquier tipo de intermediario entre los guías, espíritus y dioses, y el mundo humano, por ejemplo eliminó en Europa a druidas, curanderas, brujos, etc, además de condenar el paganismo y las tradiciones antiguas y armó un buen embrollo, porque a pesar de que hay muchas personas que investigan, estudian y experimentan hoy en día, en general está tan mal visto, que la mayoría de la gente no lo hace abiertamente, y nuestra sociedad no acepta la figura del “psíquico”, “brujo”, “médium”,  “chamán”, etc, a no ser que vayan corriendo a buscarlos para solucionar problemas que ninguna de las profesiones establecidas y reconocidas como normales pueden solucionar, y cuando nacen personas psíquicas normalmente no hay una persona “oficial” cerca que se encargue de enseñarle que le pasa, pero siguen naciendo, porque es un oficio necesario, después de todo, si no nos necesitaran, simplemente no nos buscarían.


Viéndolo desde el punto de vista parapsicológico y ocultista.

Voy a daros otra explicación para que entendáis mejor lo que le pasa al adolescente psíquico, que siente, presiente o ve cosas y no sabe que son. Ahora mismo estamos en el plano físico, formado por materia, todo lo que veis es parte del plano físico, tenemos un cuerpo físico también formado por materia, pero también tenemos un alma y unos cuerpos sutiles como el etérico, mental, emocional, etc (depende del sistema los nombres varían). Pues de igual manera también hay un plano mental, etérico, etc. Todos esos planos sutiles están formados de otras materias distintas al del físico, por ejemplo el plano etérico está compuesto de éter, que es un tipo de energía. La clave está en que todos los planos están en el mismo lugar, superpuestos, porque son de distintas materias que no se excluyen las unas a las otras.

Para resumirlo mucho y qué sea más fácil, el plano físico es este lado y los planos sutiles son el otro lado. Lo que les pasa a los niños y adolescentes que dicen haber visto un espíritu, un duende, una sombra o cualquier imagen de índole paranormal que les da un buen susto, es que además de poder ver este lado, a veces también pueden ver el otro, pero no lo pueden controlar, es normal. Lo que ven no está en el plano físico sino en uno de los otros, en el otro lado, y como no saben lo que ven pues se asustan y piensan que les van a hacer daño. ¿Recordáis lo que siempre os he dicho de que “una bruja tiene un pie en este lado y un pie en el otro”?, pues de esto se trata.

El otro lado está lleno de espíritus, tanto de espíritus desencarnados, es decir humanos difuntos, como de espíritus de otra clase que nunca han estado encarnados. Hay niveles, que son explicados de distinta forma en los distintos sistemas de creencias, pero por lo general cuanto más bajo es el plano, más imperfecto es el espíritu, en el superior por ejemplo hay dioses y guías, y espíritus muy evolucionados y que te pueden ayudar si trabajas con ellos.

Por lo general, las apariciones o energías que el psíquico adolescente ve no le van a hacer daño, si ves un anciano andando por la calle con un bastón no piensas que te va a matar a garrotazos, en el otro lado también hay gente de aquí para allá, los psíquicos los pueden ver de vez en cuando, a los chicos que los ven les digo que lo mejor es que los ignoren.


¿Cuál es la clave para que las alteraciones psíquicas paren?

La clave es estar tranquilo, asumirlo y entender que te pasa, no darle importancia. Para los que por ejemplo hemos dedicado la vida al estudio de esto, y a la práctica, pues en seguida todo se arregla, eso sí, lo de ver energías o espíritus de vez en cuando, saber cosas espontáneamente, los sueños premonitorios,  la premonición y  la percepción extrasensorial en general es para toda la vida, es un don. En algunas fases de tu vida este don estará más activo y en otras más apagado, para las personas psíquicas que se dedican a oficios “mágicos”, o paranormales, el don está muy despierto, ya que se ejercita constantemente.

Mi consejo, es difícil que los demás lo acepten en la sociedad en que vivimos, y siempre os doy el mismo consejo “nunca le cuentes esto a los que no están preparados para entenderlo, te crearas un montón de problemas”. Personalmente pienso que una persona que es psíquica de nacimiento lo mejor que puede hacer es estudiar sobre este tipo de temas, no vale solo que estudies un sistema mágico, desde mi punto de vista la parapsicología y la historia de las antiguas culturas paganas es primordial, lo último sobre todo porque aunque algunas personas piensan que son hijos de Jesucristo (literalmente como os lo cuento) o algo así por tener dones, no hay que olvidar que todas las culturas anteriores al cristianismo han contemplado lo que he explicado aquí de una manera u otra, y han tenido sus figuras mediadoras entre los espíritus y dioses, y los humanos, entre el otro lado y este. Antes de que existiera Jesucristo, miles de años antes ni siquiera de que se pensara en la primera creencia juedeocristiana, o de las religiones patriarcales, ya existían las personas con capacidades psíquicas, y cada cultura tenía su explicación.

La práctica psíquica también es muy importante, por eso siempre os digo que hagáis muchos ejercicios de meditación y cosas relacionadas. Pero lo más importante de todo, te vayas a dedicar a ello o no, es entender lo que te pasa y aceptarlo como algo natural, tu eres normal y natural, y esto es algo más común de lo que te imaginas, solo es que tu vecino médium no te lo va a contar por miedo, y no sabe que tú estás pasando por lo mismo. Mucho ánimo y mucha fuerza para transitar por este camino misterioso pero a la vez apasionante.
Es un texto original de Dandelion, la Bruja Verde.



1 comentario:

Hechicera Lestrange dijo...

Me gusto que expliques y des tu opinion sobre todo este tema. Personalmente algunas cosas no me pasaron pero otras si hace un tiempo atras.
Lo de los sueños si... que se muevan alguna que otra cosa tambien. Supongo que ultimamente no me pasa porque estoy enfocada en otros temas .. y sera que no presto atencion o no tengo tan afinada ultimamente mi sexto sentido.
Con respecto a las cosas que uno sabe... lo que siempre me sucedio es que tiendo a adivinar como es una persona sin saber mucho. No al estilo vidente (no me considero nada experta en el tarot aunque tengo uno) sino que me formo una opinion adelantada de alguien y por lo general resulta ser cierto. Claro que ningun brujo es infalible... pero bueno. Hay que aprender a hacerle caso a ese tipo de informacion o de pensamientos que nos vienen de repente...